Diario de campo

Juzgar o no juzgar

Juzgar o no juzgar, he ahí la cuestión. El alumnado se enfrenta a juicios contra los gustos y aficiones de sus personas y prepara contraargumentaciones.

La semana pasada el alumnado nos entregó sus creaciones y, tras revisarlas, preparamos Nuria (servicio externo) y Farmamundi la siguiente actividad a la que tendría que enfrentarse el alumnado: generar contraargumentaciones para contestar a posibles juicios que se pudieran emitir contra los gustos y aficiones de las personitas que crearon.

Sentirse juzgado y cuestionado es algo a lo que muchas personas, sobre todo las pertenecientes a minorías como las del colectivo LGTBI+, se enfrentan a diario. Se las cuestiona por ser quienes son, por vestirse de una forma concreta, por expresarse gesticulando o hablando de una determinada forma, etc. También se las cuestiona por sus gustos, por sus orientaciones sexuales o del deseo o por sus preferencias sexuales.

Como el alumnado no tiene por qué enfrentarse a estas discriminaciones, quisimos hacer una simulación con los gustos y aficiones de las personas que compusieron la pasada sesión. «¿Te gusta el fútbol? No vales nada» o «No te permito que te guste la guitarra» eran algunos ejemplos de juicios ficticios para que el alumnado del IES Antonio Domínguez Ortiz, del IES Llanes y del IES Punta del Verde contraargumentase.

Y qué especial fue cuando el alumnado pilló al vuelo la finalidad del taller. «Maestro, pero si todas las personas somos diferentes y nadie nos puede decir qué hacer o cómo ser». Una maravillosa conclusión, pero desgraciadamente el mundo y la sociedad sí que nos obliga a justificarnos y justificar nuestra existencia. Así que se pusieron manos a la obra y, dejando de lado los insultos, contraargumentaron para defender sus gustos y aficiones.

¡Seguimos trabajando! ¡Seguimos transformando!