Diario de campo

Reflexionando sobre los ODS y el género

Esta semana seguimos trabajando por la Equidad dentro de las aulas, reflexionando sobre los ODS y el género.

Durante la primera semana de marzo, los grupos que están implicados en este proyecto han conocido y reflexionado acerca de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Cuestiones como el acceso a la salud, su mantenimiento, el acceso a una educación de calidad y las desigualdades no han parado de salir en las sesiones. «Hay que ver que hay gente que no puede ir al gimnasio. A mí me da la vida» decía Edu sorprendido al pararse a reflexionar sobre algunos de los privilegios que tenía en comparación con otras personas de su clase. «El sistema educativo está desfasado y nos quita mucho tiempo. Así no se puede mantener una buena salud mental» decía Aiden sobre la educación actual, los modelos, los deberes y los tiempos.

El género, como constructo social, influye de manera significativa en nuestras vidas. De hecho, sin mencionarlo, a partir de dos fotos de bebés que el alumnado no había visto – y que eran idénticas -, nos inventamos cómo serían esas personas de mayores: cómo serían físicamente, cómo sería su personalidad y qué aficiones tendrían. Para sorpresa de pocas, el bebé que pensaron que era una niña sería guapa, tendría curvas y una melena preciosa. Sería buena persona, simpática y un poco traviesa. Sus aficiones serían la moda, el maquillaje y otras relacionadas con la estética. Paralelamente, el bebé que pensaron que era un niño sería alto, guapo y con barba. Tendría buen corazón y mucho rollo. Sus aficiones serían el fútbol, los coches y el éxito.

Es decir, hicieron una radiografía de todos los estereotipos de género actuales en nuestra sociedad. También emplearon expresiones como «juguetes/ropa de niño o de niña», aunque se dieron cuenta luego de que no existían tales cosas.

¡Seguimos trabajando! ¡Seguimos transformando!